¿Cuánto me paga el seguro si me han quemado el coche?

Cobertura de incendio en el seguro de coche

La cobertura de incendio en el seguro de coche tiene por objeto garantizar el pago de una indemnización por los daños causados en el vehículo por el fuego al propietario, cuando el origen del incendio sea por una avería del propio vehículo o por un fenómeno atmosférico como la caída de un rayo, y siempre que no exista un tercero que se haga responsable de los daños causados por el incendio.

En el caso de que el coche incendiado provoque otros daños, por ejemplo a otros vehículos estacionados al lado de él, será el seguro de responsabilidad civil el que responderá, pero los daños propios del vehículo siniestrado solo estarán asegurados si se tiene una cobertura de incendios. Por otro lado, los supuestos en los que el fuego tuviera lugar a raíz de actos de terrorismo o vandalismo, estos quedarían cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros

Tras un incendio pueden darse dos situaciones:

- Que el coche no quede totalmente abrasado por el fuego, sino únicamente determinadas partes como pueden ser ruedas, asientos, motor… , entonces el seguro indemnizará con el valor de la pieza nueva.

- Que el fuego haya calcinado completamente el coche, estaríamos frente al caso de pérdida total del vehículo o siniestro total. En este supuesto es importante saber qué alcance tiene la cobertura de incendio de nuestro coche, ya que varía según la compañía aseguradora. La mayoría de ellas suele indemnizar por los términos siguientes en función de la antigüedad del coche: 

  • Valor de nuevo: es el precio de venta al público del vehículo asegurado en estado nuevo incluyendo recargos e impuestos legales que lo hacen apto para circular por las vías públicas.
  • Valor venal: es el valor de venta que tiene el vehículo asegurado inmediatamente antes de la ocurrencia del siniestro.

El primero de ellos suele aplicarse a los coches que tienen menos de uno o dos años de antigüedad, pero que sea habitual no significa que sea siempre de este modo pues hay compañías que desde el primer día ofrecen el valor venal. Y el segundo, el valor venal, a coches que tienen más de uno o dos años.

También, hay que tener en cuenta que algunos elementos del vehículo pueden quedar excluidos de la cobertura de incendio como los elementos que no son de serie o las partes no fijas del vehículo (GPS, navegador, portaesquís…) y por tanto de la indemnización. Para evitar que queden fuera, es preciso comunicar expresamente a la aseguradora la existencia de estos accesorios extra para que los incluya en la póliza, si no la indemnización será únicamente por el importe del precio de serie del vehículo.

Comprueba las condiciones de la póliza

Como cada aseguradora es diferente a las demás e incluso dos pólizas de una misma compañía pueden presentar condiciones muy diferentes, es imprescindible examinar cada póliza por separado y con detalle para conocer qué indemnización puede corresponder a cada siniestro.

FIATC incluye la cobertura de incendio en sus seguros Terceros Ampliado y Todo Riesgo, que cubre los daños que sufra el vehículo a consecuencia de incendio o explosión. En caso de pérdida total del vehículo que se produzca dentro de los dos primeros años de antigüedad, se indemnizará por el valor de nuevo al propietario. En el tercer año, la indemnización será por el valor venal más el 50% de la diferencia entre el valor de nuevo y el valor venal.