¿Es obligatorio tener el seguro de coche y qué documentación hay que llevar?

Obligatoriedad del seguro de coche y documentación

Seguro de responsabilidad civil

Todos los vehículos que circulan por nuestras carreteras están obligados a contar con un seguro de responsabilidad civil sin excepción alguna. Para asegurarse de que todos los coches cumplen con esta obligación, existe un fichero de vehículos asegurados FIVA gestionado por el Consorcio de Compensaciones de Seguros. El Fichero Informativo de Vehículos Asegurados además de garantizar que se cumplen con los seguros obligatorios, ofrece información a los accidentados. Su correcto funcionamiento está garantizado porque las aseguradoras están obligadas a actualizar los datos a diario. 

Documentación que se debe llevar siempre en el coche

Por todo ello, desde 2008 ya no es necesario llevar en el vehículo el recibo del seguro de coche aunque la DGT lo recomienda con el fin de facilitar los trámites a los agentes de tráfico. La documentación que se debe llevar siempre es el carnet de conducir o permiso de conducción, el permiso de circulación y la ficha técnica del vehículo. No es obligatorio llevar la documentación original en el coche, puedes dejar los documentos originales en casa y tener unas fotocopias compulsadas de los mismos en la guantera del coche para evitar una posible multa.

El seguro de responsabilidad civil es por ley el seguro obligatorio para todos los vehículos dados de alta en tráfico. La obligatoriedad se aplica a todos los vehículos que tengan la tarjeta ITV (tarjeta de inspección técnica de vehículos) o ficha técnica. Este es el documento que acredita que el vehículo está homologado para circular por las carreteras del país o en su defecto, un permiso de circulación. Estos son vehículos: ciclomotores, motocicletas, coches, furgonetas, autobuses, camiones, remolques, semirremolques, máquinas remolcadas de masa máxima autorizada superior a 750, vehículos de tres ruedas, cuadriciclos, quads y vehículos especiales.

La obligatoriedad alcanza al vehículo en todo momento, incluso cuando está aparcado y no es utilizado. El motivo es que el vehículo puede igualmente dar lugar a daños a terceros de producirse un siniestro, como un incendio, en el garaje en que se encuentre.

Sanciones por no llevar la documentación necesaria en el coche

El incumplimiento implica sanciones que pueden variar en función del tipo de vehículo, la gravedad de los hechos que se hayan producido, el tiempo que lleve sin asegurar y si la infracción ocurrida ya se había dado en otras ocasiones con anterioridad.

La única forma de que el vehículo quede eximido de la obligación es darlo de baja temporalmente de forma voluntaria en las oficinas de Tráfico. Así no será necesario tener contratado un seguro, ni pagar el impuesto de circulación correspondiente.