¿Qué cubre el seguro a todo riesgo y con franquicia de coche?

Coberturas del seguro a todo riesgo y con franquicia de coche

Coberturas del seguro a todo riesgo

El seguro a todo riesgo es la modalidad más completa en la contratación de seguros de coche, cubre los daños ante cualquier accidente que pueda ocurrir y por tanto garantiza la mayor protección en caso de siniestro. Además de incluir la cobertura de daños a terceros también cubre los daños producidos al vehículo y, por supuesto, también ofrece cobertura en caso de rotura de lunas, robo e incendio.

Estas son todas las coberturas del seguro a todo riesgo:

  • Seguro a terceros: responsabilidad civil obligatoria que abarca tanto los daños personales como los materiales, servicio de defensa jurídica, reclamación de daños, seguro del conductor y asistencia en viaje.
  • Rotura de lunas.
  • Robo.
  • Incendio.
  • Daños propios

No todas las pólizas de seguro a todo riesgo son iguales, las aseguradoras suelen añadir otros servicios para mejorar más aún las prestaciones de los seguros a todo riesgo, como puede ser el vehículo de sustitución entre otras. Cada una intenta marca su diferencia con los servicios que incorpora así como en la forma de calcular las indemnizaciones por siniestro.

El seguro a todo riesgo de FIATC incluye, además de las coberturas propias de este tipo de seguro, una completa variedad de servicios:

  • Vehículo de sustitución.
  • Servicio de manitas (realización de pequeños trabajos de mantenimiento del vehículo por un profesional).
  • Daños por colisión con animales cinegéticos (incluidos en turismos particulares y en los seguros de todo riesgo sin franquicia).

Coberturas del seguro a todo riesgo con franquicia

El seguro a todo riesgo con franquicia supone una opción de contratación con el mismo nivel de protección que el todo riesgo pero más económica, a cambio de asumir parte del coste de las reparaciones.

También permite a la aseguradora reducir el riesgo a la vez que ofrecer ese precio inferior al asegurado por hacerse cargo de una cantidad del coste del siniestro previamente acordada por ambos con la franquicia 

De esta forma, la protección que ofrece es mayor que la de un seguro a terceros y además permite acceder a los mismos servicios incluidos en el todo riesgo sin franquicia, como el vehículo de sustitución. 

La franquicia se aplicará únicamente cuando se haya de hacer frente a los gastos de la reparación del vehículo y siempre que no haya un tercero responsable del accidente. Asimismo, es importante saber que la cobertura por Responsabilidad Civil (los daños que podamos causar a un tercero) quedará totalmente garantizada por este seguro.

Diferencias del seguro a todo riesgo y con franquicia para que elijas el que más te convenga 

La diferencia principal entre los seguros a todo riesgo con o sin franquicia está en que en el todo riesgo el coste total de la reparación del vehículo en caso de siniestro correrá a cargo de la aseguradora mientras que en el todo riesgo con franquicia, el asegurado se hará cargo de parte de ese coste. La cantidad a asumir de la reparación dependerá del tipo de franquicia escogido.

A la hora de elegir un seguro es importante tener en cuenta el valor, antigüedad, uso que se hace del vehículo, el perfil de conductor… Por tanto, no todos los coches y conductores requieren el mismo tipo de cobertura.

Si el coche es nuevo o de alta gama es recomendable asegurarlo a todo riesgo y a medida que pasa el tiempo cambiar a uno a todo riesgo con franquicia. No es necesaria la misma cobertura si el coche ya ha cumplido 10 años, posiblemente será suficiente un seguro a terceros ampliado para tener una buena cobertura ante cualquier accidente pero más económico.

Tampoco será preciso el mismo tipo de póliza si el vehículo se aparca en un garaje o en la calle, o si el uso del coche es diario para trabajar o puntual los fines de semana. Si el vehículo se aparca en la calle y su uso es muy frecuente vale la pena plantearse un seguro a todo riesgo al menos durante los primeros años.