¿Cómo tributan los seguros de decesos?

Cómo tributan los seguros de decesos

El seguro de decesos tiene por finalidad sufragar los gastos derivados del fallecimiento del asegurado, así como prestar asistencia y acompañamiento a los familiares en todo el proceso: costes funerarios, asesoramiento, gestiones y trámites administrativos... De este modo, se libera a los herederos de los desembolsos y de todo el proceso administrativo que se producen cuando suceden estos acontecimientos.

Este tipo de seguro es el más popular por ser el más contratado en nuestro país, más de la mitad de la población tiene contratado un seguro de decesos; sin embargo, no es el más conocido, por eso en este apartado vamos a ver con detalle su fiscalidad.

Los importes del seguro de decesos que se dedican a pagar los gastos del fallecimiento del asegurado, no se consideran ingresos, y, por tanto, no tributan en el IRPF, lo cual es positivo. Pero, por otro lado, tampoco pueden incluirse para su desgravación.

En el Impuesto de Sucesiones, sin embargo, hay matices a tener en cuenta. En función de si los gastos previstos en el seguro de decesos se llevan a cabo en su totalidad o no, habrá que tenerlos en cuenta en el Impuesto de Sucesiones, y de ello depende que tributen o no.

¿Cómo tributa el seguro de decesos en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas?

En lo que se refiere al IRPF, las primas pagadas en concepto del seguro de decesos no desgravan, es decir, no suponen beneficios fiscales. Esto es así, porque el Estado considera que su contratación no conlleva beneficio alguno a sus arcas, por lo que entiende que no debe ser considerado a la hora de formar parte de las posibles desgravaciones a aplicar en la declaración de la Renta.

Ahora bien, existe una excepción a esta norma, cuando el seguro de decesos se contrata de forma obligatoria para obtener una hipoteca de una entidad financiera. En este caso, y siempre que estemos en un supuesto en el que podemos desgravar los gastos asociados a la compra de una vivienda, el importe de las primas pagadas podrá incluirse dentro de dichos gastos, en función de cada comunidad autónoma, para aminorar la cuantía a pagar en la declaración de la renta.


 

¿Cómo tributa el seguro de decesos en el Impuesto de Sucesiones?

Se pueden dar estas dos circunstancias:

  • Los herederos del fallecido consumen la totalidad del capital asignado en el seguro de decesos para sufragar los gastos del sepelio y de los trámites asociados. Esto se considera que aminora la cantidad a percibir como herencia, y, por tanto, el capital que tendremos que declarar para pagar el Impuesto de Sucesiones será inferior y también la cantidad que debamos pagar por este impuesto.
  • El capital no se usa al completo para costear los gastos y los trámites derivados. En este caso, las aseguradoras están obligadas a devolver el importe del capital no consumido, que pasa a formar parte de la cantidad a percibir como herencia, y, por tanto, sí se incluirá dentro de la base imponible sobre la que tributar en el Impuesto de Sucesiones.

Resumiendo, el tratamiento fiscal del seguro de decesos no tiene mucho impacto en los herederos; sin embargo, es un alivio para ellos el no tener que hacer desembolsos en el momento del fallecimiento de su ser querido, y más aún recibir el acompañamiento y asesoramiento que les ofrece la aseguradora durante todo el proceso.

El seguro de decesos de FIATC garantiza un servicio fúnebre en la población del domicilio de residencia del asegurado (España o Andorra). Con flexibilidad para la elección de la funeraria y de todos los componentes del servicio de sepelio (según la categoría del servicio y el capital contratado) y devolución del capital sobrante.

La prestación del servicio se inicia con tan solo una llamada, a partir de la cual FIATC se encarga de todas las gestiones y trámites necesarios para que se lleve a cabo el sepelio.