¿Cuánto vale un entierro con y sin seguro?

¿Cuánto vale un entierro sin seguro?

El coste de un entierro en España está determinado fundamentalmente por dos factores: el lugar donde este deba realizarse (los precios de los servicios varían mucho de una comunidad autónoma a otra) y los servicios funerarios que se contraten con la empresa funeraria. El coste de un entierro estándar, en promedio, estaría en torno a los 6.000 €,  pero puede llegar a ser muy elevado cuantos más elementos extras añadamos, y si se da el caso de tener que repatriar el cadáver, esto supondría además un plus desde 5.000 €.

Para conocer el precio de un entierro es preciso saber previamente cuáles son los elementos que van a ser imprescindibles: féretro, tanatorio, urna para las cenizas (en caso de incineración), nicho y lápida (si se trata de inhumación), tasas y certificados. Y además, podemos añadir otros servicios habituales como corona de flores, recordatorios, esquelas en periódicos, música, catering... u otros extras más inusuales.

¿Cuánto cuesta un entierro sin seguro de decesos?

El seguro de decesos representa el seguro voluntario más popular, pues lo tienen contratado más de la mitad de la población, y se hace cargo de todos los gastos derivados del fallecimiento de las personas aseguradas. El resto de la población que no cuenta con la protección de este seguro podrá tener una idea aproximada del gasto que supone un entierro tras leer este texto.
 

Te mostramos, de forma aproximada, el gasto que supone cada uno de los elementos funerarios.

Arca (ataúd o féretro)

Su precio, obviamente, depende de la calidad del mismo (alta, media o estándar), y es el elemento principal y obligatorio incluso cuando el fallecido vaya a ser incinerado. Cuando se trata de una calidad media, el coste se sitúa entre los 800 y 1.000 €.

Tanatorio

La sala o lugar donde la familia recibe a todas aquellas personas que se acercan a dar el pésame, supone un gasto de unos 500 o 600 €.

Incineración

Esta opción está creciendo mucho en los últimos años, aunque la inhumación sigue siendo la elección dominante aún, por encima del 50%. A pesar de tener un precio elevado, supone un ahorro al poder prescindir del nicho, lápida, etc. 

Urna

Puede tener precios muy diferentes, en función del tipo, diseño y materiales de la urna. En el caso de que se quiera guardar la urna con las cenizas en el cementerio, será preciso tener en cuenta el coste del columbario (nicho destinado a dicho fin). 

Traslado 

Se refiere al traslado del fallecido desde el tanatorio al cementerio en el que será enterrado mediante coche fúnebre. 

En el caso de fallecer en el extranjero, la repatriación, traer de vuelta al país de origen del fallecido los restos mortales, implica, como ya se ha dicho anteriormente, un coste que puede superar los 5.000 €.

Nicho y lápida

Al igual que las urnas, las lápidas ofrecen una multitud de opciones y diseños que influirán en su precio final. 

El alquiler del nicho, que se puede realizar por distintos periodos de tiempo, tiene un precio que dependerá de la provincia en la que se encuentre y que normalmente es anual. 

Tasas y certificados

Los familiares o personas más allegadas son las que suelen hacerse cargo de inscribir el fallecimiento en el registro civil, del certificado de las últimas voluntades, del certificado de defunción… El precio de las tasas y los certificados es aproximadamente de unos 150 €.

Flores, recordatorios y esquelas

Hay otros elementos que quizás no son imprescindibles, pero que suelen contratarse casi en la totalidad de los servicios funerarios y, por tanto, también hay que tener en cuenta. Aunque no suponen una cifra importante en el total del gasto, en función de las opciones que elijamos, pueden incrementar bastante el precio final del servicio funerario.

Las flores que acompañarán al ataúd que, según el diseño de la corona, la variedad floral que seleccionemos y la cantidad, tendrán un coste que puede ir entre los 50 € y los 1.000 €.

En cuanto a la tarjeta que se reparte entre los asistentes como recordatorio del difunto, también depende del material y diseño, podemos hablar de 1 € por tarjeta recordatorio.

La esquela, nota que se publica en prensa para comunicar el fallecimiento, tiene un coste que está en función del periódico en el que se publique. 

¿Cuánto cuesta un entierro con seguro de decesos?

En resumen, un entierro puede salir realmente muy caro si no se posee un seguro de decesos. Contratar un seguro de decesos supone un gran alivio para los familiares o personas más allegadas del asegurado fallecido, pues les va a liberar de no tener que hacer desembolsos en el momento del fallecimiento de su ser querido, y, más aún, al recibir el acompañamiento y asesoramiento que les ofrece la aseguradora durante todo el proceso.

El seguro de decesos de FIATC garantiza un servicio fúnebre en la población del domicilio de residencia del asegurado (España o Andorra). Con flexibilidad para la elección de la funeraria y de todos los componentes del servicio de sepelio (según la categoría del servicio y el capital contratado) y devolución del capital sobrante.

La prestación del servicio se inicia con tan solo una llamada, a partir de la cual FIATC se encarga de todas las gestiones y trámites necesarios para que se lleve a cabo el sepelio.