¿Es obligatorio tener seguro en una comunidad de vecinos?

Obligatoriedad del seguro de una comunidad de vecinos
No hay ninguna ley de ámbito nacional que exija a las comunidades de propietarios contratar un seguro a nombre de la comunidad de vecinos a través de una compañía de seguros.
La Ley de Propiedad Horizontal no establece ninguna obligación, pero contempla la posibilidad: “La comunidad podrá suscribir un contrato de seguro que cubra los daños causados en la finca o bien concluir un contrato de mantenimiento permanente del inmueble y sus instalaciones generales”.
Sin embargo, sí existen normativas de carácter autonómico que hacen del seguro de comunidad un seguro obligatorio. Según la Ley de Calidad para la Edificación de cada Comunidad Autónoma, la obligatoriedad de la suscripción del seguro depende de cada Comunidad. Existen comunidades autónomas como la Comunidad Valenciana y la Comunidad de Madrid en las cuales se establece la obligatoriedad de que los edificios deberán contratar un seguro de responsabilidad civil, para estar asegurados contra los riesgos de incendios y daños a terceros.

¿En qué comunidades autónomas es obligatorio tener seguro de comunidades de propietarios?

Para la Comunidad de Valencia, según la Ley 8/2004 de 20 de octubre (art. 30), “es obligatorio que los edificios de viviendas estén asegurados contra el riesgo de incendios y por daños a tercero”. Además, la comunidad de propietarios deberá suscribir estos seguros para los elementos comunes de todo el inmueble. La norma también dice que aquellas comunidades de propietarios que cuenten con coberturas específicas como “un seguro que cubra los daños causados en el edificio por riesgos extraordinarios”, tendrán más preferencia a la hora de obtener ayudas públicas a la rehabilitación y conservación.
Para la Comunidad de Madrid, la Ley Madrid 2/1999, de 17 de marzo (art.24) dentro del apartado Medidas para la Calidad de la Edificación establece que todo edificio deberá estar asegurado por los riesgos de incendio y daños a terceros, considerando una infracción muy grave la falta de suscripción de dichos seguros.
Este tipo de seguros son indispensables para las comunidades de propietarios, ya que proporcionan una tranquilidad extra ante imprevistos gracias a sus garantías básicas:
  • Incendio, explosión, humo y riesgos complementarios.
  • Honorarios de profesionales externos, como los correspondientes al abogado que pudiera necesitar la comunidad en caso de juicio.
  • Obtención de permisos o licencias, como los requeridos en caso de rehabilitación de la fachada del edificio, por ejemplo.
  • Inhabitabilidad. Este seguro se hace cargo del realojo de todos los habitantes del edificio en caso de quedar inhabitable durante un tiempo determinado.
  • La póliza incluye daños por agua con inclusión de gastos de localización y reparación de avería.
  • El seguro se hace cargo de daños estéticos, garantizando, por ejemplo, que todas las paredes de una escalera queden pintadas del mismo color en un siniestro de humedades, por ejemplo.
  • Daños eléctricos. Si las instalaciones eléctricas o aparatos pertenecientes a la comunidad sufren deterioro por cortocircuito o anomalías en la corriente eléctrica, el seguro cubre estos desperfectos.
  • Si hay zonas ajardinadas y se estropean por alguno de los siniestros contemplados en la póliza, el seguro se hace cargo de la reconstrucción de los jardines.
Además de los daños propios, el seguro de comunidades y edificios de FIATC pone a tu disposición la cobertura de responsabilidad civil general que incluye la derivada de la propiedad del edificio, aguas, accidentes de trabajo y privativa de copropietarios. Por otra parte, este seguro puede completarse aún más con garantías opcionales como la de robo, la rotura de cristales, los actos vandálicos o los fenómenos atmosféricos, entre otras.