¿Qué son el continente y el contenido en un seguro de hogar?

Continente y Contenido

En el momento de la contratación de un seguro de hogar es importante conocer bien estos dos términos, pues de su valoración va a depender contar con la protección idónea de nuestra vivienda sin incurrir en infraseguro o sobreseguro y pagar el precio correcto del seguro.

Continente

El continente es la estructura de la vivienda y los elementos de construcción. Es decir, son todas aquellas partes de una edificación que son inamovibles: los cimientos, los muros, los techos, las columnas, las paredes y cubiertas, las puertas, ventanas y persiana, así como las instalaciones fijas (agua, calefacción, climatización, electricidad, telefonía, antena, etc.). También se consideran continente los elementos de decoración fijos como la pintura, la escayola, los rodapiés, el parquet, la moqueta, etc.

Contenido

El contenido es todo lo que está en el interior de la vivienda y que en caso de mudarnos de vivienda podríamos llevarnos a la nueva. Por tanto, todos aquellos elementos que se han añadido posteriormente a la vivienda por parte de su propietario o inquilino, como son los muebles, los electrodomésticos y dispositivos electrónicos, los efectos personales y ornamentales de valor y la ropa y alimentos que pudiesen encontrarse dentro del inmueble y que potencialmente podrían verse afectados en caso de siniestro.

Diferencia entre continente y contenido

Ambos términos definen los elementos que conforman la vivienda, pero mientras el continente se refiere básicamente al exterior o, más bien, a la estructura del edificio, el contenido lo hace a los elementos que se encuentran en el interior y que normalmente pueden ser retirados de forma más o menos simple sin afectar a la estructura del edificio. 

¿Cómo calcular el valor del continente y del contenido?

Para valorar el continente tendríamos en cuenta el coste de reconstrucción, excluido el valor del suelo porque no se asegura. Actualmente, este valor puede oscilar entre 700 y 1.300 euros el metro cuadrado, dependiendo de si es una vivienda unifamiliar o un piso, de las calidades empleadas y de la zona en la que se ubique. Se multiplican los metros cuadrados de las superficies construidas por el coste medio que tiene la reconstrucción de una vivienda de similares características.
Para calcular el valor del contenido deberíamos sumar el coste de todo lo que se tendría que reponer en caso de robo, inundación, incendio o demás siniestros. O bien otra forma de calcularlo sería aplicar un porcentaje que, para un piso completamente amueblado, suele rondar entre 30% y el 40% del valor del continente. En el caso de ser propietario de objetos de valor especial como obras de arte, joyas u objetos de gran valor, deben ser declarados y asegurados aparte. Además, es conveniente guardarlos en caja fuerte, pues aunque serán reembolsados en caso de robo no podrán ser repuestos si son objetos que por su antigüedad o características son únicos.

¿Qué es el infraseguro y el sobreseguro?

Es fundamental hacer una adecuada valoración del contenido y continente, que declaremos en la póliza, para que en el caso de un siniestro la indemnización que recibamos a fin de reponer o reconstruir los elementos dañados se ajuste a valor real en ese momento.
Si valoras por debajo del precio real del objeto que quieres asegurar, se produce lo que se llama infraseguro y en caso de siniestro recibirás también una indemnización proporcionalmente menor, porque se aplica la regla de proporcionalidad. El infraseguro a veces se produce por el mero hecho de que con el paso del tiempo se han ido adquiriendo nuevos objetos que tiene mayor valor o realizado obras de mejora y no se han incluido o actualizado su valor en la póliza que tenemos contratada. 
El seguro de hogar de FIATC da un margen a esa diferencia que se puede producir en el caso de un siniestro. La regla proporcional se empieza a aplicar cuando el valor real de los bienes asegurados supera en un 20 % o más la cantidad asegurada en la póliza, o cuando el importe del siniestro es superior a los 3.000 €. Igualmente, para que esa diferencia no sea mayor únicamente por el paso del tiempo, FIATC revaloriza automáticamente los capitales anualmente.
Por el contrario, cuando aseguras por un valor superior a su valor real actual, se produce un sobreseguro. En este caso cuando se produce un siniestro, la indemnización no será proporcionalmente mayor, sino que prevalece el valor actual de reposición, ya que el seguro nunca debe ser objeto de enriquecimiento injusto, además de haber estado pagando una prima superior durante el tiempo que has estado sobreasegurado.
Por lo tanto, fijar mal el capital que se desea garantizar a la hora de formalizar un contrato de seguro puede acarrear consecuencias en ambos casos de sobreseguro e infraseguro.

¿Qué es el seguro a primer riesgo?

Una buena opción para evitar el infraseguro es contratar la modalidad de seguro a primer riesgo que garantiza una parte del valor total de los bienes asegurados. De esta manera, aunque no cubre el 100% del valor total, el asegurado y la compañía saben en todo momento qué indemnización habría que aplicar en caso de siniestro.