¿Qué cubre el seguro de la comunidad de propietarios?

Coberturas del seguro de la comunidad de propietarios
Las comunidades de vecinos están expuestas a siniestros que pueden estar causados por roturas de calderas, goteras en terrazas, daños en el ascensor, accidentes o actos vandálicos… que provocan desperfectos en el edificio. 
Como consecuencia de no estar claro quién es el responsable de asumir los costes de la reparación, la comunidad de propietarios se verá obligada a hacer frente a esos daños con un desembolso importante en un solo pago o una derrama extra. Evitar esa situación a la vez que mantener el edificio en perfectas condiciones es por lo que contratar un seguro de comunidades de vecinos es altamente recomendable. 
 
Aunque la Ley de Propiedad Horizontal no especifica de forma expresa que los edificios de pisos deban contar con un seguro que cubra los daños causados en el inmueble, en determinadas Comunidades Autónomas sí es obligatorio que las comunidades de propietarios suscriban una póliza de este tipo, en concreto para cubrir los daños a terceros y los daños por incendio.

El seguro de comunidad de propietarios

El seguro de comunidad de propietarios abarca un buen número de imprevistos, de ahí que este tipo pólizas se incluya dentro de la categoría de seguro multirriesgo al igual que el seguro de hogar.
Los riesgos implican a los inquilinos de una comunidad de propietarios de viviendas o incluso de locales de negocios de un mismo edificio. La comunidad será quien figure como tomador y asegurado de la póliza, que con carácter general cubrirá tanto los daños materiales que pueda sufrir el edificio, así como los importes por responsabilidades que se pueda exigir a la comunidad por daños causados a terceros.
 
Para calcular el valor de los bienes asegurados se atenderá tanto al valor del continente como al del contenido, del mismo modo que para los bienes asegurados por particulares en el seguro de hogar. Así, los gastos correspondientes a la reconstrucción íntegra del edificio y anexos comunitarios se considerarán continente, y los gastos de adquisición de bienes iguales o similares contenido de la comunidad (mobiliario, lámparas, etc.).
 
Se entiende por edificio el conjunto de construcción fija y los elementos fijos de decoración, así como las construcciones y edificaciones anexas al inmueble principal asegurado, siempre que se encuentren dentro de los terrenos propiedad del titular del seguro, en este caso la comunidad de vecinos.

Coberturas obligatorias del seguro de comunidades de propietarios

En las comunidades de propietarios con obligación de contratar un seguro de comunidades, se deberá suscribir una póliza que incluya al menos las dos coberturas siguientes:
  • Incendios: cubre los daños materiales directos producidos a los bienes asegurados como resultado de la acción directa del fuego y los producidos por las consecuencias inevitables del incendio, cuando este se origine por causa fortuita, por mala voluntad de extraños, por negligencia propia del asegurado, de sus empleados o de personas de las cuales responde civilmente. También contempla los daños causados por una explosión o implosión, por el impacto directo de un rayo, por corrientes eléctricas anormales e inundaciones. 
  • Responsabilidad civil: cubre los daños provocados a terceras personas causados por cualquier imprevisto que se produzca en el inmueble haciéndose cargo del pago de las indemnizaciones y fianzas que la comunidad tenga que abonar. 
Lo recomendable es que cada comunidad elija el seguro que le ofrezca las coberturas que mejor se adapten a sus intereses para contar con el nivel de protección necesario para dar solución a cualquier imprevisto en la comunidad.

Coberturas opcionales del seguro de comunidades de propietarios

Tener contratadas esas coberturas obligatorias en algunas Comunidades Autónomas sería imprescindible para cualquier comunidad, aunque se pueden complementar con otras coberturas opcionales como la de robo, la rotura de cristales, la defensa jurídica, los actos vandálicos… que garantizarán una protección extra ante cualquier imprevisto que afecte al edificio.

Seguro de comunidades de propietarios de FIATC

Ofrece unas coberturas básicas que proporcionarán a la comunidad de propietarios la protección precisa para solventar aquellas situaciones que aparezcan en el edificio y que requieran un servicio urgente. 
  • Incendio, explosión, humo y riesgos complementarios.
  • Honorarios de profesionales externos, como los correspondientes al abogado que pudiera necesitar la comunidad en caso de juicio.
  • Obtención de permisos o licencias, como los requeridos en caso de rehabilitación de la fachada del edificio, por ejemplo.
  • Inhabitabilidad. Este seguro se hace cargo del realojo de todos los habitantes del edificio en caso de quedar inhabitable durante un tiempo determinado.
  • La póliza incluye daños por agua con inclusión de gastos de localización y reparación de avería.
  • El seguro se hace cargo de daños estéticos, garantizando, por ejemplo, que todas las paredes de una escalera queden pintadas del mismo color en un siniestro de humedades, por ejemplo.
  • Daños eléctricos. Si las instalaciones eléctricas o aparatos pertenecientes a la comunidad sufren deterioro por cortocircuito o anomalías en la corriente eléctrica, el seguro cubre estos desperfectos.
  • Si hay zonas ajardinadas y se estropean por alguno de los siniestros contemplados en la póliza, el seguro se hace cargo de la reconstrucción de los jardines.
Además de los daños propios, el seguro de comunidades y edificios de FIATC pone a tu disposición cobertura de responsabilidad civil general que incluye la derivada de la propiedad del edificio, aguas, accidentes de trabajo y privativa de copropietarios.
Por otra parte, este seguro puede completarse aún más con garantías opcionales como la de robo, rotura de cristales, actos vandálicos, fenómenos atmosféricos o defensa jurídica, entre otras.