¿Los ciclomotores tienen que pasar la ITV?

Normativa sobre Ciclomotores y pasar la ITV

¿Los ciclomotores tienen que pasar la ITV?

Sí, los ciclomotores están obligados a pasar la ITV, al igual que también lo están las motocicletas y cualquier otro vehículo matriculado.

¿Cada cuánto tiempo debe pasar un ciclomotor la ITV?

Las motocicletas y los ciclomotores pasan la ITV con distinta periodicidad, las motocicletas tienen que pasar su primera ITV transcurridos 4 años desde la fecha de matriculación, mientras que en el caso de los ciclomotores, es a partir de los 3 años. Las sucesivas ITV, para ambos vehículos coincide la periodicidad, deben pasarlas cada 2 años.

¿Qué se revisa en la ITV de un ciclomotor?

Bien sea una moto o ciclomotor, los elementos que se examinan en la ITV son prácticamente los mismos para ambos vehículos. La verificación de cada pieza y componente tiene como finalidad: garantizar el buen estado del vehículo y, así, la seguridad del conductor y el resto de usuarios de la vía pública y salvaguardar el medio ambiente.
Estos son los puntos de tu ciclomotor que serán revisados, y si todo está en orden pasarás la ITV favorablemente:
  • El número de bastidor debe estar en buen estado y coincidir con el reflejado en la documentación. 
  • La matrícula, bien anclada y su lectura, debe ser totalmente clara y coincidir con la de la documentación.
  • El funcionamiento de las luces, tanto delanteras como traseras e intermitentes, deberá ser correcto.
  • Los retrovisores, que no estén en mal estado, además de homologados si no son los originales.
  • Los neumáticos, que estén en buen estado y sean de medidas homologadas para tu ciclomotor.
  • El carenado, el manillar, las manetas, los frenos, la suspensión, la transmisión, etc. se verificará su correcto estado y funcionamiento. Los técnicos se asegurarán de que no existen pérdidas de líquidos u otros problemas en el funcionamiento.
  • El claxon o bocina que funcione perfectamente.
  • El escape, si no es el original, debe estar homologado y que el nivel de decibelios no supere el límite legal. Se verifica asimismo el ruido que emite, que debe estar dentro de los valores de contaminación acústica legales.
  • Las emisiones de CO₂, también se comprueba que no superen los límites permitidos por ley para la protección de la salud y del medioambiente.
En el caso de los ciclomotores, además de los puntos que se inspeccionan en las motocicletas, también tienen unas verificaciones específicas.
  • Se comprobará que el ciclomotor no supere la velocidad de 45 km /h, límite máximo establecido por ley para este tipo de vehículo.
  • Cuando los tubos de escape originales se hayan modificado y no sean los de origen, tienen que estar homologados y superar la prueba de ruidos.

¿Qué tengo qué hacer para pasar ITV del ciclomotor?

Para pasar la ITV, en primer lugar, tendrás que pedir cita previa con suficiente antelación por internet o por teléfono, y una vez acudas a la estación ITV seleccionada deberás presentar la documentación requerida. 

¿Cuál es la documentación necesaria para la ITV?

Ficha técnica

La ficha técnica es como el DNI del ciclomotor, ya que en él aparecen tanto los datos de este como del propietario.

Permiso de circulación

Este documento recoge toda la información sobre el vehículo: marca, modelo, matrícula, fecha de matriculación, cilindrada, número de plazas, etc.

Seguro obligatorio

No es obligatorio llevar el último recibo pagado del seguro de moto, porque puede consultarse de forma telemática, pero no está de más llevarlo.

DNI del conductor

El documento que identifica al conductor que lleva el vehículo a la estación de ITV, que no tiene por qué ser su propietario.
Si a tu ITV, en regla, añades el seguro de ciclomotor FIATC, podrás circular con tu ciclomotor con la protección necesaria para afrontar cualquier incidente que se pueda producir.
El seguro de ciclomotor de FIATC te ofrece una garantía de responsabilidad civil obligatoria y complementaria muy completa, que te cubre en caso de daños a terceros mientras conduces y también cuando la moto permanece en reposo (caso de incendio y de explosión). Además, cuentas con protección jurídica para reclamación de daños y ante sanciones. 
Y, opcionalmente, puedes contratar la cobertura de asistencia en viaje y la de accidentes para el conductor. Esta última garantiza una indemnización por muerte o invalidez permanente, y unos gastos de asistencia sanitaria derivados de un accidente producido con ocasión de ocupar como conductor o pasajero el vehículo asegurado, subir o apearse de dicho vehículo o efectuar cualquier acto para repararlo en ruta.