¿Qué tipos de ciclomotor y motocicleta existen?

Ciclomotores y motocicletas
Si bien ambos tipos de vehículo se caracterizan por su finalidad de permitir el desplazamiento,  por las vías a las que están autorizadas, y aunque en apariencia son similares, existen diferencias claras, empezando porque los ciclomotores no pueden superar los 45km por hora y su cilindrada los 50cc. 
Pero, dentro de cada uno de esos dos tipos de vehículos, también existen diferencias evidentes que dependen de sus características, diseño  y funcionalidad. 

Tipos de ciclomotor

Partiendo de que todos los ciclomotores se caracterizan técnicamente por no superar la cilindrada de 50 cc y la velocidad de 45 km/h, existen diferencias en cuanto otras particularidades y funcionalidad de los mismos:
  • Scooter: se usa habitualmente para circular por vías urbanas debido a su bajo consumo de combustible y su manejo fácil.
  • Supermotard: cuenta normalmente con cambio de velocidad manual y mayor potencia que otros tipos de ciclomotores. Se caracteriza por su mayor altura y ruedas más grandes.
  • Sport: sobresale por su baja resistencia al aire, su potencia, comodidad de acople aerodinámico del conductor y su facilidad para entrar en curvas.
  • Custom: permite una conducción más cómoda pues posibilita una posición del conductor relajada.
 Para la conducción de todas ellas es necesario, salvo contar con el permiso B, estar en disposición del permiso AM que requiere:
 
  • Tener como mínimo 15 años. 
  • Superar unas pruebas de aptitud psicofísicas o test psicotécnico en un centro autorizado de reconocimiento médico.
  • Ser residente en España.
  • No estar privado del derecho a conducir.
  • Pasar un test propuesto por la Jefatura de Tráfico que consta de 20 preguntas.
  • Una vez aprobada esta prueba teórica, superar una prueba práctica de destreza en circuito cerrado.

 
Tipos de motocicleta

Se diferencia principalmente por la potencia de su motor, edad mínima permitida para su conducción y el permiso requerido.
  • Scooters: pueden tener una cilindrada entre los 50 y los 800cc., ruedas bajas y más pequeñas, la mayoría, y una estructura más ligera que otros modelos (sobre todo las de menor cilindrada). Estas particularidades  hacen que este tipo de moto sea la opción más idónea para desplazarse por ciudad.
  • Maxiscooter: con las mismas características que las anteriores, pero una mayor cilindrada que representa una ventaja frente a otros modelos, pues permiten moverse tanto por ciudad como hacer largos recorridos. 
  • Trial: cuentan con un motor que puede llegar hasta 300cc. y se caracterizan por ser muy ligeras, incluso no tienen sillín, por lo que se requiere una gran destreza y equilibrio, ya que la finalidad de su uso es terrenos complicados, participando en campeonatos o simplemente como diversión.
  • Naked: es una moto normalmente deportiva, con una cilindrada de 125 hasta más de 1.000cc., que sorprende por su carencia de carenado y por tanto que su motor y gran parte de su mecánica están al descubierto. 
  • Trail: la cilindrada se suele situar entre 400 y 600cc., aunque existen modelos maxi que alcanzan los 1.000cc. Se trata de un tipo de moto muy alto y pesado que se puede utilizar para desplazarse tanto por carretera como por senderos. 
  • Custom: son motos largas y bajas, manillares planos o elevados hasta el infinito, estriberas adelantadas o en plataformas y abundancia de cromo, metal y cuero. Un estilo de moto que nació en Estados Unidos que pueden alcanzar los 1.800cc de cilindrada.
  • Gran turismo: este tipo de moto, al igual que custom, también se caracteriza por ser de grandes cilindradas y un tamaño considerable. Están pensadas para recorrer trayectos largos con la máxima comodidad, pues incorporan maletero, radio, parabrisas, asientos confortables y un depósito de combustible de gran capacidad, entre otras prestaciones.
El carnet de moto requerido para conducir alguna de estas motocicletas está en función de la potencia del motor y otras características de la moto.
  • Carnet A1: válido para conducir motos de 125cc. y hasta 15CV, triciclos de hasta 20 CV, ciclomotores de dos y tres ruedas y cuadriciclos ligeros y vehículos para personas de movilidad reducida. Asimismo, el carnet B en vigor y con más de tres años también es apto. Se obtiene a partir de los 16 años, aprobando el test psicotécnico, un examen general (el mismo que el del carnet de coche), otro específico de moto, un examen en circuito cerrado con una parte de equilibrio y otra de velocidad, y otro de circulación.
  • Carnet A2: autoriza para conducir motos con un máximo de 47 CV. Se requiere tener 18 años y pasar por  el mismo proceso que para obtener el A1. Los conductores que tengan el carnet de coche (B)  podrán convalidar el examen teórico general, pero tendrán que realizar el teórico específico, el práctico de circuito y el de circulación.
  • Carnet A: permite conducir todas las motos, cualquier tipo de modelo, independientemente de su potencia o su cilindrada. Para obtenerlo es preciso tener al menos 20 años, dos años de experiencia con el carnet A2 y hacer un curso teórico-práctico de 9 horas y pasar el test psicotécnico.

Recomendaciones de seguridad vial para motoristas

Algo que tienen en común todos los motoristas, independientemente del tipo de moto o ciclomotor que manejen, es la ausencia de carrocería y, por tanto, que apenas cuentan con elementos de seguridad pasiva que minimicen los daños en caso de accidente.
La seguridad vial se define como al conjunto de reglas y actitudes necesarias para garantizar la seguridad de la persona que está manejando algún vehículo o caminando. Pues bien, hablando de motoristas, llevar un buen equipamiento, adoptar una postura adecuada, realizar ejercicios antes y después de conducir y conocer la guía de primeros auxilios en carretera contribuyen a evitar que estos sufran accidentes innecesarios.

Seguro de conductor para motoristas

Por otro lado, ambos conductores, de motocicletas y de ciclomotores, están obligados a contar con un seguro mínimo obligatorio de responsabilidad civil (el seguro de moto a terceros), según lo establece la ley. Aunque lo recomendable, dado los riesgos que conlleva la conducción de estos vehículos, es que al menos incluya estas otras garantías: reclamación de daños, defensa jurídica, asistencia en viaje o grúa y seguro al conductor, como el seguro de moto a todo riesgo.
 
Esta última es una de las más importantes, ya que el seguro de conductor se hace cargo de los daños que pueda sufrir el conductor de un vehículo en caso de accidente grave en el que no haya un tercero responsable. 
 
Con el seguro a terceros de FIATC podrás incluir opcionalmente la cobertura del conductor que garantiza una indemnización en caso de muerte o invalidez permanente, y unos gastos de asistencia sanitaria a causa de un accidente producido con ocasión de ocupar como conductor o pasajero el vehículo asegurado, subir o apearse de dicho vehículo o efectuar cualquier acto para repararlo en ruta.