¿Cuál es la velocidad máxima permitida a la que puede circular un ciclomotor?

Velocidad máxima permitida de los ciclomotores
La DGT define los ciclomotores como vehículos provistos de un motor de cilindrada no superior a 50 centímetros cúbicos y con una velocidad máxima por construcción no superior a 45 Km/h. Esta es la velocidad máxima a la que pueden circular por vías convencionales. Por otra parte está prohibido que lo hagan por autopistas y autovías.


Velocidad máxima para un ciclomotor

La limitación de velocidad máxima a la que puede circular un ciclomotor, y en general cualquier vehículo, tiene por objeto evitar que se produzcan accidentes y que su gravedad sea menor. 
Aunque ya tienen limitada su velocidad máxima de construcción, los ciclomotores deben, además, adaptar su velocidad a las características de la vía, del tráfico y de las condiciones climatológicas adversas, así como a la limitación específica de la vía.
Son vehículos que cuentan con un equipamiento de seguridad preparado para esa velocidad máxima para la que han sido fabricados. Si se supera esa velocidad, es posible que elementos como los frenos no funcionen bien y se pueda producir un accidente. 
Por tanto, los conductores de ciclomotores, al igual que los de cualquier otro vehículo, deben circular a una velocidad que les permita ser dueños de los movimientos del vehículo, poder reducir la velocidad de manera suave y progresiva ante cualquier obstáculo o circunstancia de la circulación.
Su dimensión pequeña los hace idóneos como medio de transporte barato y cómodo, y a la vez que sean más frágiles y menos visibles para el resto de los vehículos. Ante estas circunstancias conviene extremar las precauciones a la hora de conducir un ciclomotor, pues ante una colisión o caída, siempre llevaremos la peor parte.
Con el cuadriciclo ligero, estos inconvenientes del ciclomotor quedan en parte subsanados al ser un vehículo con algunas características similares a las de un turismo, como la carrocería. Este tipo de vehículo que es bastante desconocido aún tiene cuatro ruedas, una masa en vacío inferior a los 350 kilogramos, y puede alcanzar una velocidad máxima de 45 kilómetros por hora cuando se utilizan en vías convencionales. A igual que otros vehículos, se necesita de un permiso especial para poder conducirlos.
La velocidad es un factor concurrente en los accidentes de tráfico, por eso es conveniente tener siempre control de ella mientras conduces una moto o cualquier vehículo. Así como contar con un seguro de moto como el de FIATC que te ofrece, además de la responsabilidad civil obligatoria, otras coberturas que mejoran tu nivel de protección frente a cualquier incidente que pueda producirse.