¿Qué seguro médico elegir: sin copago o con copago?

Seguro médico sin copago vs con copago ¿cuál elegir?

La principal motivación para contratar un seguro médico privado es disponer con agilidad de asistencia médica y hospitalaria, y así evitar, en el caso, por ejemplo, de necesitar una operación, tener que pasar por una larga lista de espera. 

Cuando decides contratar un seguro privado de asistencia sanitaria es importante saber cuál es el que mejor se adapta a tus necesidades e intereses a un precio asequible. Por ello, una vez decidido el nivel de cobertura en servicios sanitarios que deseamos que incluya nuestro seguro, podemos considerar la elección entre un seguro con copago o sin copago. 

Diferencia entre un seguro de salud con copago y sin copago

El copago en los seguros de salud hace referencia al importe que el asegurado debe pagar por la utilización de un servicio médico adicionalmente a la cuota o prima del seguro. De esta manera, como contrapartida a ese copago, se puede acceder a una cuota o prima más reducida; cuanto más alto sea el copago más baja será la cuota.
En los seguros médicos con copago, cada vez que acudas al médico o hagas uso de un acto médico debes pagar una cantidad de dinero que depende del tipo de servicio médico y del nivel de copago establecido en tu seguro, que puede ser bajo, medio o alto. 
Sin embargo, en los seguros médicos sin copago no hay pagos por uso adicionales a la prima, por lo tanto, la cuota anual permanece invariable.

Una vez has decidido el nivel de cobertura de tu seguro, la ventaja de cada uno de estos seguros estará en conseguir que el coste de tu póliza sea el menor para ti.

Ventajas de cada uno

Así pues, si decides contratar un seguro con copago, para obtener una cuota más reducida, es porque piensas que no vas a hacer un uso más frecuente del habitual, sino el ahorro que supone esa cuota inferior se verá anulada por el gasto en copagos.
Por el contrario, si eliges un seguro sin copago la decisión la habrás basado en la ventaja de poder despreocuparte de gastos adicionales a tu cuota anual, aunque esta sea algo mayor.

Cuál debes elegir según tus necesidades, ¿con copago o sin copago?

La opción de los seguros de salud con copago es una alternativa interesante para aquellos que buscan un seguro que garantiza las mismas prestaciones que una póliza sin copago (dentro de la misma modalidad), pero a un precio más asequible asumiendo el abono de un copago. 
Los seguros médicos con copago se adaptan mejor a los intereses de las personas jóvenes y/o con un estilo de vida saludable que, prevén, por su situación y estado de salud en el momento de la contratación, que no van a acudir al médico con regularidad.
El seguro de salud sin copago es recomendable principalmente para aquellas personas que acuden habitualmente al médico y no que pueden prever con qué frecuencia tendrán que hacer uso de su seguro de salud. En este caso, mejor descartar la opción de seguro con copago, pues podría suponer que el gasto total anual (cuota más copagos) fuera mayor que la cuota sin copago.
Ambos tipos de seguros tienen en común que la prestación de las coberturas se hace a través de un cuadro médico concertado y que los asegurados deben cumplir unos periodos de carencia (de no utilización) para algunas coberturas establecidos en las condiciones de su póliza.
FIATC dispone, dentro de este tipo de pólizas, de tres modalidades de seguro con copago.
  • Medifiatc P5: cobertura completa (hospitalaria y extrahospitalaria) y copago bajo.
  • Medifiatc P15: cobertura completa (hospitalaria y extrahospitalaria) y copago medio.
  • Medifiatc START: cobertura extrahospitalaria (consultas, pruebas diagnósticas y tratamientos). Incluye un copago reducido, excepto para los tres primeros actos médicos realizados al año por asegurado que no tienen coste adicional.
Y también, de una modalidad sin copago. MEDIFIATC con cobertura completa que permite el acceso, mediante su guía médica que incluye los mejores profesionales y centros médicos, a todas las especialidades para todo tipo de visitas, pruebas, tratamientos, intervenciones y hospitalización.