¿Cómo funciona el seguro de impago de alquiler?

Qué es y cómo funciona el seguro de impago de alquiler
El seguro de impago del alquiler protege al propietario ante posibles inquilinos morosos que no paguen su alquiler mensual, cubriendo el pago de las rentas que se deben hasta un máximo del número de mensualidades conforme se establezca en la póliza de seguros.
Las pólizas de impago de alquiler son una modalidad de seguro de protección pagos que ya lleva tiempo utilizándose en el mundo empresarial. Esencialmente, tienen por objeto asegurar el pago de las cantidades adeudadas en caso de que la otra parte no pueda o no quiera atenderlas.
Así, un seguro de impago de alquiler cubre, si el inquilino deja de pagar, las mensualidades adeudadas por él mientras dura el proceso de desahucio.

¿Qué cubre el seguro de impago de alquiler?

Además de las mensualidades adeudas por el inquilino, los seguros de alquiler de impago pueden cubrir: 
  • La reclamación al inquilino por los meses impagados.
  • Las gestiones que correspondan si se inicia un proceso de desahucio, 
  • La reclamación de los desperfectos y daños en el inmueble,
Y, algunos seguros, incluso la asistencia jurídica para solucionar las dudas que pueda tener el propietario.
FIATC ofrece un seguro de impago de alquileres que protege al propietario de la vivienda alquilada con las siguientes garantías:
  • El pago del importe de las rentas impagadas por el inquilino o arrendatario y el adelanto de rentas impagadas cuando se haya iniciado el proceso de desahucio dentro de los tres meses posteriores al de inicio del impago, con los límites que se establezcan en la póliza.
  • La protección jurídica del arrendador derivada del contrato de arrendamiento y de la propiedad de la vivienda arrendada. Ante un juicio, este seguro te proporciona asesoramiento en términos jurídicos y los profesionales que necesites para tu defensa.
  • Daños materiales o desperfectos en la vivienda arrendada por actos vandálicos del arrendatario en el continente de la misma (elementos fijos), detectados una vez el inquilino la haya desalojado una vez concluido el proceso de desahucio y siempre con cargo a la cobertura de impago de alquileres. 

¿Quién debe contratar el seguro de impago de alquiler?

Lo puede contratar y pagar uno u otro, pero el beneficiario es siempre el propietario de la vivienda, que es quien necesita estar cubierto ante cualquier impago que pueda producirse por parte del inquilino. 
El propietario de la vivienda suele contratar el seguro de impago, no solo por ser el beneficiario sino porque que no puede, por ley, obligar al inquilino que lo contrate ni que lo pague, aunque sí pedirlo como requisito para alquilar el piso, dejando en manos del inquilino la decisión de aceptar o no.
A la hora de alquilar una vivienda, el seguro de impago de alquiler puede suponer un instrumento útil para sustituir al aval bancario como garantía de pago. Las ventajas con las que cuenta hacen que cada vez más arrendadores opten por suscribir este seguro para proteger su contrato de alquiler en lugar de pedir un aval al inquilino.

¿Qué requisitos son necesarios para contratar un seguro de impago de alquiler?

Las aseguradoras realizan un estudio de solvencia del inquilino previamente a aceptar la contratación de un seguro de impago de alquileres que implica responsabilizarse de las rentas pendientes que pudiera contraer el propietario. 
Para que el estudio tenga un resultado favorable, se deben cumplir los siguientes requisitos:

Solvencia económica del inquilino

El importe total del alquiler en un año debe estar en torno al 40 - 45% de los ingresos anuales del inquilino. La presentación de las nóminas antes de firmar un contrato de alquiler permite ver a cuánto ascienden los ingresos del futuro inquilino y evaluar si puede hacer frente al pago de las rentas pactadas en el contrato.
En el caso de que el arrendador sea un trabajador autónomo, deberá presentar las últimas trimestrales de IVA y la declaración de la renta más reciente. Así podrá demostrar también que tiene estabilidad económica y que puede pagar su alquiler de forma puntual.

Contrato laboral del inquilino

El inquilino debe tener un contrato laboral por una duración superior a un año.

Contrato de alquiler

Las aseguradoras pueden solicitar la presentación del contrato de alquiler firmado por el arrendador y el arrendatario en el momento de la contratación.