¿Qué diferencia existe entre robo y hurto?

Robo y hurto
Jurídicamente son dos términos distintos, así que es importante conocer el significado de cada uno de ellos, especialmente en el momento de contratar un seguro, ya que en las coberturas de algunas pólizas se hacen distinciones entre estos dos conceptos.
Ambas acciones hacen referencia a la apropiación de un bien ajeno sin consentimiento de su dueño, pero mientras que en el robo se utiliza violencia o intimidación en las personas, o bien fuerza en las cosas para conseguir ese propósito, en el hurto no. Por ello, el robo es más grave que el hurto lo cual tiene un reflejo en la pena, que será mayor. Si hablamos de pena de prisión, la horquilla puede ir desde meses (falta de hurto) a años de prisión en función de las circunstancias agravantes que se den en el delito de robo o en el de hurto.

Diferencia entre robo y hurto según el código penal

El derecho penal mediante el código penal define y regula ambas actuaciones.
  • Hurto (art. 234): es la acción, con ánimo de lucro, de tomar "las cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño".
  • Robo (art. 237): es la acción con ánimo de lucro de "apoderarse de las cosas muebles ajenas empleando fuerza en las cosas para acceder o abandonar el lugar donde éstas se encuentran o violencia o intimidación en las personas, ya sea al cometer el delito, para proteger la huida, sobre los que acudiesen en auxilio de la víctima o que le persiguieren”. 
Vemos que en ambos casos se hace alusión a la apropiación de un bien ajeno sin el consentimiento de su dueño y que la diferencia estriba no solo en el uso de la violencia o intimidación en las personas, sino también en el uso de la fuerza en las cosas. El código penal (art. 238) señala estas cinco actuaciones que intervienen en el robo con fuerza:
  • El rompimiento de una pared, techo o suelo o la fractura de una puerta o ventana.  
  • La fractura de armarios, arcas u otra clase de muebles y objetos cerrados o sellados.
  • Forzamiento de las cerraduras o el descubrimiento de las claves para sustraer su contenido.
  • El uso de llaves falsas.
  • La inutilización de sistemas específicos de alarma o guarda.  
Así, por ejemplo, si en un descuido has dejado abierto tu coche y te quitan el bolso que estaba en su interior, se trataría de un hurto. Sin embargo, si el coche estuviera cerrado y alguien fuerza la cerradura para acceder a él y llevarse el bolso, sería un robo.
Hay que prestar atención a las diferentes coberturas que incluye la póliza, pues las compañías aseguradoras suelen establecer diferencias entre los conceptos de robo y hurto

Las coberturas de robo y hurto del seguro de Hogar

Existen varias coberturas relacionadas con el robo y el hurto que pueden incluirse o no en el seguro de hogar contratado.
En caso de robo en el domicilio, los seguros de hogar cubren en la mayoría de los casos el continente haciéndose cargo de los daños causados durante el mismo, sin embargo, no siempre cubren el contenido. 
Cuando el bien sustraído sean joyas, hay aseguradoras que solo cubren estos bienes de alto valor económico únicamente si estaban dentro de una caja fuerte y con una indemnización limitada, aunque las hay que no se responsabilizan en ningún caso de ellas.
En cuanto a la garantía de atraco en el exterior de la vivienda que puede incluir tanto bienes y objetos personales como dinero en efectivo, cobro indebido de cheques y uso fraudulento de tarjetas, no todas las aseguradoras la cubren y además se suele establecer la condición de que el robo se ha de producir con violencia o intimidación de las personas. Si el robo se da por un despiste o por nuestra propia negligencia, la compañía no se hará cargo.
FIATC cuenta con una modalidad de seguro de hogar en la que su cobertura de robo abarca tanto el continente como el contenido y además se hace extensible al dinero en la vivienda fuera de caja fuerte, bienes en cuartos trasteros, mobiliario en jardines y terraza e incluso robo de árboles y plantas y jardines. 
También cubre las pérdidas que sean consecuencia de un atraco o robo con violencia o intimidación en las personas en el exterior (ropa, efectos personales, joyas, tabletas y móviles), el dinero en efectivo y el hurto de mobiliario en el interior.
Los límites de dichas coberturas se establecen en la póliza y están en función del tipo de vivienda, de las medidas de protección y de la modalidad de seguro contratado.